Azulejos de cocina

Llegaazulejos de cocina ese día en el que piensas que ya estás harta de la pared de tu cocina, de esos azulejos de cocina. Mientras desayunas, comes o cenas… la miras y, cada día que pasa, la encuentras más anticuada, aburrida, incluso fea.

Observas los nuevos estilos que aparecen en cualquier revista y un día, por fin, tomas una decisión: ¡¡Cambiar los viejos azulejos y alegrar el espíritu de tu amada cocina!!

Primeros pasos a tener en cuenta

A la hora de ponernos manos a la obra para dar un nuevo aire a nuestra cocina debemos pensar, primeramente y, tener muy en cuenta, numerosos factores y detalles con los que nos encontraremos.

La buena conjugación de elementos, materiales,  colores, distribución, organización… se convierten en los puntos claves para ofrecer a este espacio, tan importante en la vivienda, el valor que verdaderamente merece. El éxito sólo dependerá de saber seleccionar, de acorde a nuestra personalidad y preferencias, los acordes correctos.

Cuando se habla de diseñar este espacio, lo primero que pasa por nuestra cabeza es cambiar los muebles, electrodomésticos, accesorios… pero ¿y las paredes?…

A diferencia del resto de las habitaciones, los materiales y colores que seleccionemos para dar un nuevo aire a nuestra cocina deben ser elegidos pensando, con cierta lógica, que este espacio requiere mayores cuidados y atenciones que el resto de la vivienda. Con ello no referimos al “trote” que recibe con los fogones, la grasa, el calor, olores, humedades… Si estamos pensando en cambiar el diseño y la decoración de los sus paredes, debemos decantarnos por unos azulejos de cocina que, aparte de cumplir la estética que busquemos, nos aporten facilidades en cuanto a su limpieza, es decir, que sea fácil eliminar la grasa, salpicaduras de alimentos, manchas de ciertos líquidos difíciles de limpiar…y que, además, sean un tipo de azulejos  que por su naturaleza no sean porosos para evitar que absorban olores y vapores que a la larga acabarían creando suciedades imposibles de quitar.

Afortunadamente, en el mercado podemos encontrar preciosos azulejos de cocina de múltiples diseños: clásicos, minimalistas, de colores vibrantes y alegres… que reúnen los requisitos necesarios para que su superficie repele la grasa o cualquier tipo de mancha y puedan ser limpiados con total facilidad.

Decorar una cocina con azulejos nos ofrece múltiples opciones en cuanto a su diseño y funcionalidad. No se podría comparar con una pared lisa, pintada,  que tienda a amarillear  y llenarse de manchas.

Elección de azulejos de cocina

La elección de los azulejos de cocina que cubrirá ciertas partes o la totalidad de la cocina va relacionada con los gustos y personalidad de cada persona.

Para acertar de pleno con el diseño y hacer de la elección del tipo de azulejo una tarea mucho más fácil y eficaz, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos que contribuirán a elegir los mejores azulejos que nuestra cocina pudiera contener y que se basan, principalmente, en esas características que lo hacen ser diferente al resto y especial ante nuestros propios ojos.

Como orientación, deberíamos tener en cuenta ciertas pautas a la hora de seleccionarlo:

1º.- Concordancia:

El primer punto sería encontrar la concordancia entre el azulejo y el estilo decorativo de nuestra cocina. Es decir, un azulejo, por sí sólo,  nos puede resultar estéticamente fabuloso pero si su diseño, color, textura… no se adecua con el estilo de la cocina, habremos fracaso de pleno en el resultado final que buscamos en la decoración de este espacio. Por ello, debemos tener siempre en cuenta el estilo que reina en la cocina para garantizar que el resultado final sea estéticamente tan bello como se esperaba.

2º.- ¿Cuántos azulejos de cocina comprar?

Aunque a primera vista nos pueda parecer ajeno el tema de la cantidad de azulejos de cocina que queramos comprar frente a la intención y deseo de decorar nuestra cocina, nunca más lejos de la realidad decir que es necesario saber qué espacios vamos a cubrir con este material para embellecer y lograr que la decoración de la estancia consiga el aspecto que deseamos.  También es importante a la hora comprar los azulejos de cocina tener previsto el desembolso económico que nos puede suponer adquirir más o menos cantidad.

Una idea que está muy de moda y si buscamos un bonito resultado con la mayor economía posible,  es fijar azulejos en sólo ciertas partes de la cocina (por ejemplo, zonas que precisan de una mayor limpieza),  frente a otras paredes lisas, ya sean pintadas o decoradas en papel, para generar contrastes muy interesantes y con excelentes resultados decorativos o bien, busquemos crear composiciones interesantes como crear un diseño en el que el color de las baldosas llene la atmósfera de ese espacio o, por el contrario, generar diseños exclusivos y muy decorativos basados únicamente en las formas y texturas del propio azulejo. Puede llegar a ser un trabajo muy creativo y fascinante partiendo de la composición que tenemos en nuestra mente.

3º.- Calidad del azulejo:

A la hora de comprar el azulejo de cocina es aconsejable que nos decantemos por una buena calidad del producto ya que nos garantizará factores como la durabilidad, eficacia, diseño… es decir, cuanto mayor sea la calidad del azulejo, la decoración resaltará mucho mejor, al mismo tiempo que nos ofrecerá, dadas sus características, una mejor resistencia a las constantes exposiciones que ponen a prueba, día a día, su entereza. Esto lo podremos apreciar en su esmaltado, en su colorido, en su brillo… haciendo que el paso del tiempo no haga perder las cualidades originarias del azulejo.

4º.- Combinar distintos tamaños de azulejos:

Otra idea que puede ser bastante original y creativa es la de combinar distintos tamaños de azulejos de cocina. Generalmente, solemos decorar las paredes con azulejos de la misma dimensión,  pero dejar que diferentes tamaños de baldosas  convivan en un mismo espacio brindará al diseño un mayor dinamismo y plenitud que si tuvieran todos los azulejos las mismas medidas. Esta conjugación de formas y medidas aportarán la fusión perfecta para crear un ambiente con estilo, único y muy peazulejos modernos de cocinarsonal. Siempre fiel a nuestros gustos y deseos.

5º.- Un consejo extra:

Una buena idea para sacar un mejor provecho y protagonismo al azulejo que hemos elegido para nuestra cocina sería la de crear un juego de texturas con los propios azulejos al mismo tiempo que creamos, de igual modo, un contraste de colores. Es muy fácil de lograr, sólo saber combinar los distintos relieves que tienen la superficie de las baldosas y sus distintos contrastes cromáticos.

Cuando se adquieren azulejos de cocina de una alta calidad, no realizados en serie y de una gama bastante baja, tendremos la oportunidad de poder realizar esta propuesta que, a la vez de original  es altamente decorativa.

Otras ideas para azulejos de cocina

  • Si lo único que pretendemos es cambiar los azulejos de cocina y mantener los muebles que teníamos hay que tener muy en cuenta el conseguir una perfecta combinación entre ambos. Para ello, puedes optar por un tipo de azulejo con diseño muy básico en colores neutros o, por el contrario, de colores vivos y brillantes que te permitiría que cada elemento resaltara por su propio diseño, aunque fuera muy sencillo, aportando, incluso, elegancia y estilo.
  • Si buscas crear un ambiente ordenado y sofisticado, es preferible que te inclines por azulejos de colores opacos, neutros o fríos pero si tus gustos se inclinan por crear un espacio en tu cocina con un ambiente más energético y explosivo, la mejor elección es elegir azulejos de cocina de colores intensos y cálidos. Eso sí, si tus gustos se decantan por esta segunda opción, debes tener muy en cuenta combinar esos colores vivos de los azulejos con colores neutros en el resto de los elementos para que visualmente no nos pueda resultar molesto.
  • Si hemos comprado unos azulejos de cocina con un diseño aparentemente sencillo, simple o “sosito”, podemos aportar “vidilla” a esta decoración creando una cenefa (ya sea pequeña o de mayor tamaño), con un azulejo de otra tonalidad, textura, tamaño, estilo… para evitar que el diseño no se vea tan simple. Hay azulejos con dibujos en formas de líneas, formas geométricas, con motivos culinarios, motivos más novedosos y originales… que aportarían ese ruido que buscamos en la decoración de la cocina, al mismo tiempo que se le aporta un excelente toque de personalidad.
  • Si te inclinas por un estilo algo más psicodélico puedes conseguirlo combinando las texturas no sólo de los azulejos, sino también del mobiliario de la cocina con otros diseños más simples, neutros y modernos que conjuguen bien para así crear un ambiente sofisticado, elegante y, sobre todo, muy original.
  • Si tus preferencias se inclinan por unos azulejos estilo Vintage puedes evitar que te quede el espacio muy recargado eligiendo unos azulejos con tonalidades o colores pálidos, para que no queden muy estridentes y, combinarlos con un mobiliario y otros diseños de corte minimalista, para conseguir un espacio con un diseño único.

Siguiendo con el estilo vintage, no podemos dejar pasar un estilo muy de moda en estos momentos que es el estilo Vintage-industrial y que consiste en decorar este espacio con los típicos azulejos de metro, blancos y de forma rectangular. Muchas personas son reacias porque son más sucios que los azulejos grandes también por si se convierten en una moda efímera, porque se ven en cualquier local reformado… pero echando a un lado esas trabas, no cabe duda que una cocina decorada con azulejos de este tipo nos ofrece un acabado francamente precioso, con un ambiente cosmopolita y muy acogedor.

Si no deseas cambiar el azulejo pero sí darle un nuevo aspecto

Si decides no cambiar el azulejo pero sí renovar la decoración de los azulejos de tu cocina, puedes encontrarte con opciones tan válidas como éstas:

1º. Pintar el azulejo:

Si por economizar o, simplemente, por dar un cambio rápido y sin muchas complicaciones a las paredes de tu cocina,  decides no cambiar sus azulejos, una opción muy válida y con excelentes resultados es la de pintar el propio azulejo.

Debes saber que es un trabajo mucho más sencillo de lo que pudieras imaginar porque apenas se requiere una previa preparación. Lo primero que se debe hacer es limpiar y desengrasar la superficie dejándola totalmente seca para recibir la pintura. No se precisa aplicar ningún tipo de imprimación anterior a la pintura. Se debe elegir el color del esmalte que por gusto te atraiga más para ese cambio de diseño y con un rodillo para esmalte aplicarlo directamente sobre el azulejo.

Puedes aprovechar esta opción de dar un nuevo color a los azulejos e introducir otros colores y, combinarlos entre sí, con imaginación y creatividad. Para ello, delimita bien las zonas a pintar con cinta de carrocero y plasma tu arte en la cocina para crear un espacio alegre, cálido, bohemio y, ante todo, muy personal.

2º. Fijar el papel pintado:

La creatividad no tiene límites y colocar papel pintado sobre los azulejos de la cocina hará que se renueve todo el ambiente de la estancia.

Para realizar este trabajo debemos tener en cuenta, primeramente, el estado del azulejo:

  • Si se conserva en buen estado sólo será suficiente aplicar una imprimación multisuperficie. Seguidamente, aplicar masilla en las juntas hasta dejar la superficie totalmente lisa para que no se noten, posteriormente, las marcas del azulejo y por último proceder a empapelar la pared.
  • Si no se conserva en buen estado es aconsejable cubrir todo el azulejo con emplaste y, una vez quede seco, aplicar una imprimación universal. En las uniones se aplica un cordón de silicona neutra para cocinas (es para evitar que la humedad despegue el papel), y finalmente, una vez seco, proceder a empapelar.

Si no quieres sobrecargar en exceso las paredes, se puede combinar el papel pintado con la colocación de otros azulejos o pintando parte de los azulejos ya existentes. El resultado te fascinará.

3º.  Fijar losetas de vinilo:

Las losetas de vinilo son una opción rápida y apenas conlleva trabajo. Sólo se precisa que la superficie esté completamente limpia. Seguidamente, se aplica adhesivo de losetas vinílicas en los agujeros que tiene la propia loseta en la parte posterior para dar mayor adherencia a la lámina y, una vez que se retira la lámina protectora se coloca sobre la pared presionando para que se pegue completamente.

En cuestión de unos minutos el cambio que has dado a tu cocina será increíble.

4º. Fijar stickers:

Si no pretendes dar un cambio radical aunque sí un cierto toque personal, lo mejor es que te decantes por los stickers (pegatinas de vinilo que se colocan directamente sobre la superficie, previamente, limpia).

Puedes elegir entre multitud de diseños: dibujos, frases, fotografías… y con su sencilla aplicación conseguirás que tu cocina luzca con un toque personal, fresco y moderno.

5º. Aplicar pintura de pizarra:

Otro toque lleno de originalidad y sencillísimo de realizar.  Para ello, sólo tienes que delimitar una zona bien elegida de la pared de tu cocina y, aplicando pintura de pizarra, crear en un momento un espacio personalizado, decorativo, moderno y muy práctico para el día a día.

*****

Como broche final, decir que la creatividad y la imaginación no tienen límites a la hora de transformar nuestra cocina en un espacio único, alegre, divertido, personal o, simplemente, diferente…

Vemos que la importancia del azulejo juega una gran partida a la hora de transformar un espacio sin alma en una viva obra de arte.

****

Para saber más sobre cómo diseñar cocinas modernas, en este blog encontrarás muchas ideas fantásticas.

Si quieres compartir tu experiencia, este es tu sitio 🙂

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Azulejos de cocina
5 (100%) 22 votes

Leave a Reply